Connect with us

Símbolos

Amuleto

¿Qué es un amuleto?

From Pixabay

¿Qué es un amuleto?

Un amuleto o un talismán es un determinado objeto al cual se le considera portador de ciertos poderes mágicos, como la atracción de la suerte o la prevención de males futuros. La idea del amuleto se puede encontrar a lo largo de la historia en casi todas las culturas del mundo, las cuales adoptan un símbolo o un objeto como bueno o malo de acuerdo a su propia mitología. Así, se han empleado como amuletos dibujos, anillos, animales, partes de animales, acollares, figuras, piedras, monedas, etc. Si bien la mayoría de los amuletos exigen que el portador lo lleve encima suyo, como es el caso de las joyas, las cosas pequeñas y las prendas de vestir, también hay amuletos para proteger espacios o para acompañar a los muertos durante su entierro. Por ejemplo, en la Antigua Grecia se tenía la costumbre de ponerles monedas sobre los ojos a los muertos, para que estos pudieran pagar su paso por el inframundo a Caronte. En muchas ocasiones, los amuletos funcionan como símbolos o representaciones del dios de una determinada cultura, como es el caso de la cruz cristiana. Según distintas narraciones, la cruz de Cristo puede alejar al demonio y ayudar a las personas poseídas.

¿Cuáles son los amuletos más populares del mundo?

Algunos de los amuletos más famosos de todos son:

Buda: este amuleto consiste en una figura dorada de Buda Gautama y se puede encontrar en todo tipo de negocios, pues se cree que atrae la felicidad y la abundancia.

Bellotas: amuleto que se remonta al siglo XI, cuando los ingleses llevaban bellotas entre sus ropas para sobrevivir el hambre durante la conquista normanda. Luego de esto, fueron acuñadas como amuleto de la prosperidad, el poder, la suerte y la juventud.

Caballito de Dalecarlia: amuleto originario de Suecia. Este ha sido popularizado en el resto del mundo por los turistas, quienes acostumbran a traerlo como souvenir. En un comienzo, se utilizó como un juguete para los niños, pero después se asoció con la dignidad, la fuerza, la sabiduría y la fidelidad en los hogares.

Atrapasueños: también conocido como cazador de sueños, son un amuleto desarrollado por la cultura ojibwa en Estados Unidos. Este se coloca encima de las camas para impedir la aprición de pesadillas y males nocturnos. Por eso se usa mucho con niños y bebés.

Dioses de las estrellas: este amuleto chino trae prosperidad, felicidad, longevidad y éxito profesional a quien sea su dueño. Este amuleto fue desarrollado durante la era Ming, cuando se pensaba que las estrellas Lù, Fù y Shou representaban los dioses asociados a los dones antes descritos.

Ekeko: amuleto de gran popularidad en países como Argentina, Chile, Perú, Venezuela y Bolivia. Este fue desarrollado por los incas y los aimaras durante el proceso de conquista, cuando se creía que traía alegría, buena suerte, abundancia y fertilidad. Para honrarlo, se le encienden cigarrillos en la boca o se le deja dinero cerca.

Elefantes: las figuras de elefantes se tienen como un símbolo de la estabilidad, la potencia, la fuerza y la sabiduría. Por ello se pueden ver como amuletos en hogares y negocios, pues se cree que espanta la mala suerte.

Escamas de carpa: amuleto popular en Europa Central, principalmente en Alemania y Polonia. Normalmente las personas de esta región se reúnen para comer parca en Navidad, así que guardan unas escamas en sus bolsillos hasta que el encuentro se repita.

Escarabajo: este insecto es considerado como un amuleto de buena suerte y buena salud desde el Antiguo Egipto. Dado que este animal se asociaba con Ra, dios creador del mundo, se ponía dentro de las tumbas para que las almas pudieran ser protegidas en el más allá.

Figa: amuleto desarrollado por los etruscos durante la era romana. Este consiste en la figura de un puño, el cual trae buena suerte a quien lo posea. No obstante, en países como Turquí o Italia este gesto es considerado obsceno.

Herradura: un amuleto relacionado con la figura de San Dunstan, arzobispo de Canterbury que lo popularizó. Según cuentan, el diablo entró en la herrería de Dunstan, antes de que se entregara a Dios, y le pidió que le pusiera una herradura a su caballo. Dunstan reconoció al demonio y terminó poniéndole la herradura al diablo. Cuando este le rogó que se le quitara, el herrero aceptó sólo si prometía no molestar los hogares que tuvieran este amuleto. Su significado puede variar dependiendo de si está hacia arriba o hacia abajo.

Jamsa: símbolo proveniente de los sefardíes y los musulmanes, el cual representa la mano de Dios. Este ícono se puede encontrar en reliquias y ruinas del año 244. Se cree que previene las enfermedades, trae suerte y ahuyenta el mal.

Maneki-Neko: amuleto originario de Japón. Según cuenta la leyenda, un gato bobtail salvó a un rico comerciante durante una fuerte tormenta por allá en el siglo XVIII. A partir de ahí, se cree que las figuras de un gato blanco de esta raza con una pata arriba traen consigo dinero y prosperidad a sus propietarios.

Muñecas quitapenas: amuleto originario de Guatemala. Estas son dadas a los niños que tienen problemas para dormir, de manera que puedan contarles todos sus miedos para descansar en paz.

Nazar: amuleto originario de Asia Central, cuando la principal religión era el tengrianismo. De manera que se puede encontrar en países como Grecia, Turquía, Siria, Bosnia Herzegovina, Rumania, Chipre y Albania. Además, se puede hallar en otras partes del mundo porque es un souvenir muy popular entre los turistas. Se cree que protege al portador del mal de ojo.

Pata de conejo: amuleto que se remonta a los pueblos celtas del siglo 600 a. C. Se creía que los conejos eran animales especiales porque vivía en madrigueras, por lo que estaban en contacto con el inframundo y los dioses. Por esta razón, se piensa que llevar una pata de este roedor traerá la suerte y el beneficio de los espíritus.

Torito de Pucara: amuleto que consiste en la figura de un toro hecha en cerámica. Esta es muy popular en Perú y varias ciudades y pueblos andinos, donde se cree que trae fertilidad, protección y felicidad.

Tumi: cuchillo ritual empleado por distintas culturas prehispánica del Perú, como los Inca, los Moche o los Chimú. Se cree que atrae la abundancia y l suerte, mientras aleja el mal.

Símbolos

Sigilo

Sigilo Símbolo

From Flickr

Simbolismo del sigilo mágico

El sigilo es un símbolo usado dentro de la magia y el esoterismo. El término sigilo proviene del vocablo latino sigillum, que se puede traducir como “sello”. Por esto también se conocen estos símbolos como sellos mágicos. Anteriormente, estos se utilizaban para convocar ángeles, demonios u otros personajes bíblicos y fantásticos; mientras que en la actualidad se utilizan como amuletos, como firmas para realizar pactos o como formas para realizar peticiones. Los sellos por lo general son cuadrados y contienen distintos motivos dentro o alrededor, aunque también los hay cuadrados y en forma de estrella o de inscripciones.

De esta manera, dentro de la magia ceremonial de la Edad Media, los sellos mágicos se usaban para invocar ángeles o demonios. Esta tarea sólo podía ser realizada por un mago. Para poder llevar a cabo la invocación con total éxito, estos debían leer grimorios, que era como se conocían a los libros que tenían toda la información relacionada con aquella magia. El ejemplo más conocido de este tipo de libros es La Llave Menor de Salomón, también conocido como Lemegeton Clavicula Salomonis o simplemente como Lemegeton. Este grimorio, de autor anónimo, fue escrito alrededor del siglo XVII y contiene 72 sellos distintos que podrían usarse para invocar a los 72 príncipes del infierno.

Sigilo Símbolos

Un extracto del libro Sefer Raziel HaMalakh destacando varios sigilos mágicos (o segulot, סגולות, en Hebreo).

Según se creía, una vez que estas entidades eran invocadas por el mago, este tenía absoluto control sobre ellas. Uno de los métodos más utilizados para elaborar sigilos era a través de cuadrados mágicos (conocidos también como kameas). Estos disponían de unos números encerrados varias celdas, las cuales estaban organizadas en filas y columnas. Ello se debía a que cada número representaba un ser específico y significado simbólico. Así, se escribían números que dieron igual producto al sumarlos en filas, columnas y diagonales. También se unían determinados números con líneas rectas o curvas para crear figuras abstractas y mágicas.

Si bien el concepto de sigilo mágico es propio de la magia occidental, cuyos primeros registros se pueden encontrar en la Orden del Amanecer Dorado, quienes creaban sellos combinando colores, palabras, imágenes y figuras; el uso de símbolos y sellos mágicos se puede encontrar desde los primeros momentos de la humanidad, en la era neolítica. Así, pueden encontrarse ejemplos de esta tradición en los yantras del hinduismo, las runas mágicas de los nórdicos y los veves de los pueblos subsaharianos.

Pese a la antigüedad del empleo de los sigilos y símbolos mágicos, la popularidad de estos en la modernidad se debe al ocultista y artista inglés Austin Osman Spare, quien en medio del auge del Art Nouveau desarrolló una pintura cargada de simbolismos y significados ocultos. Además creó un método para crear sigilos mágicos a partir de la escritura y la pintura automática, técnicas aprehendida del surrealismo. Desde entonces, los sellos mágicos se extendieron por diferentes cultos y filosofías esotéricas del New Age, como la Magia del caos.

Sigue leyendo

Egipcios

Cetro nejej

Cetro Nejej
Jeff Dahl, CC BY-SA 4.0, vía Wikimedia Commons

Simbolismo del cetro nejej

Los gobernantes del antiguo Egipto recibían el título de faraón, el cual fue obtenido por primera vez por Narmer (Menes), responsable de la unificación del Bajo y el Alto Egipto. El término faraón, proveniente del egipcio per aa (pr ˤ3), quiere decir “casa grande”, en referencia al Egipto unificado (conocido como Imperio Nuevo). Para simbolizar la autoridad que poseía sobre el todo el territorio egipcio, el faraón llevaba una serie de prendas y de símbolos que lo mostraban como descendiente de Narmer. Así, estos eran las coronas, el nemes, el ureo, el trono, la cola de león o toro, la barba postiza y los cetros.

Cetro Nejej Símbolo

Iconos diseñados por Smashicons desde www.flaticon.es

El faraón podía llevar distintos cetros dependiendo del contexto específico en el que se encontraba. De esta manera, podía llevar u otro si estaba comandando una batalla, si estaba en su palacio o si estaba en una ceremonia espiritual. Cada uno de estos tenía un significado distinto. Así, el cetro sejem era utilizado por los faraones y los nobles para simbolizar el poder y la autoridad. Este tenía una forma similar a la de una pequeña espátula, pero con un grosor mucho mayor. El cetro nejej estaba relacionado con el dios Osiris y con su culto. Este tenía la forma de un mayal o de un flagelo, y representaba el poder del faraón sobre sus súbditos, a quienes podía golpear con este.

Por último, el cetro Heka era uno de los símbolos más característicos del faraón. Este tenía la forma de una vara mediana con una media luna en su extremo, similar a un gancho. Este cetro, similar al bastón que usaban los pastores pero con un tamaño mucho menor, representaba al faraón como pastor de sus súbditos, como aquel que dirige sus destinos y el de su reino. Por lo general, el cetro heka siempre iba a acompañado del Neje, y así se puede ver en distintas representaciones jeroglíficas y escultóricas. Para portarlos, el faraón usualmente cruzaba sus brazos sobre su pecho con el uno en una mano y con el otro en la otra. Además, se asociaba al cetro heka con Osiris y, por ende, con los poderes mágicos.

Además de los cetros anteriores, algunos faraones también llegaron a utilizar el cetro uas, también conocido como cetro was, era el bastón ceremonial que utilizaban los faraones del antiguo Egipto. Este bastón consistía en una vara recta que llevaba en su punta superior la cabeza de un animal fantástico y en la punta inferior un motivo ahorquillado. Al igual que otros bastones de mando y cetros, esta vara representaba el poder y la fuerza que tenía el gobernante sobre el mundo terrenal, y la proximidad y la iluminación que tenía con respecto al mundo espiritual, al mundo de los dioses y los muertos. El cetro de uas era, además de una extensión del propio faraón, el emblema de Neit, también conocida como Neith, la diosa del destino, la caza, el cosmos, la guerra, el agua, el parte, los ríos las madres. Por todos estos atributos, usualmente era relacionada con Atenea, la diosa griega del combate, la guerra, la civilización y la sabiduría.

Sigue leyendo

Egipcios

Pabellón del jubileo

Heb Sed

Soutekh67 [CC BY-SA 4.0], via Wikimedia Commons

Simbolismo del pabellón del jubileo

El pabellón del jubileo era el nombre de un jeroglífico egipcio que representaba la Fiesta Sed, también conocida como Heb Sed o Fiesta de renovación real. Dicha fiesta era la celebración más importante del antiguo Egipto, y tenía por motivo la renovación de la fuerza física y espiritual del faraón. Registros sobre esta celebración se pueden encontrar en varios registros arquitectónicos, como la Piedra de Palermo. De tal forma que esta fiesta tuvo lugar desde la primera dinastía hasta el periodo Ptolemaico, cuando su nombre se tradujo al griego como Fiesta de los treinta años. Ello se debía a que varios faraones, como Amenhotep III o Ramsés II, realizaron esta celebración cuando cumplieron treinta años de gobierno y, después, la repitieron cada tres años.

A pesar de que lo usual era que la fiesta tuviera lugar tras los treinta años de gobierno del faraón, como en los casos ya mencionados, se sabe que hubo varias excepciones a esta regla. Se sabe que el Heb Sed tenía lugar en el primer día del mes Tybi, durante la estación de Peret (primer mes del invierno), y se alargaba durante diez días consecutivos. Lastimosamente, poco se sabe sobre los rituales y demás actividades que se llevaban a cabo durante este festival, pues su único registro proviene de jeroglíficos y pinturas murales. Estos refieren una serie de escenas que corresponderían a determinados momentos de la fiesta, aunque se desconocen si había un orden para los mismos y, de haberlo, cuál era.

Pese a todo lo anterior, el orden que dictan las escenas encontradas en el Templo Solar de Abu Gurab, que narrarían la fiesta del faraón Nyuserra-Iny, son:

  1. Inicio de las festividades.
  2. El faraón revisa las edificaciones que se están construyendo y el ganado que se tiene.
  3. Se realiza una procesión en la que el faraón va vestido para la ocasión y en la que es acompañado junto a sus hijos.
  4. Se realiza la fiesta en el edificio principal, para lo cual se llevan figuras con forma de león.
  5. Personas de todo el reino se dirigen hasta el lugar donde está el faraón.
  6. Los egipcios se inclinan ante su faraón.
  7. Se realiza la procesión de Min, dios de la vegetación y la fertilidad.
  8. El faraón se llena el cuerpo con un ungüento y se pone la vestimenta adecuada para la carrera ritual, que parece ser el evento más importante de todo el festival.
  9. Se vuelve a hacer un censo del ganado.
  10. El faraón se sienta en la silla gestatoria.
  11. El faraón es llevado sobre la silla para una nueva procesión.
  12. El faraón construye un dyed (un pilar), el cual representa la estabilidad del reino. Tras esto, dispara una flecha a cada uno de los puntos cardinales para espantar a los enemigos.
Sigue leyendo

Trending