Connect with us

Celtas

Lauburu

Tetrasquel

Arttikusbcn [CC BY-SA 4.0], via Wikimedia Commons

Simbolismo del lauburu

El lauburu, también conocido como tetrasquel, tetraskel, cuatrefuellas o curces religadas, es un símbolo euskera con la forma de una cruz con brazos curvilíneos. Este símbolo se puede encontrar en diferentes culturas europeas, como los visigodos, los germanos y los celtas. Adicional a esto, se considera como uno de los símbolos más importantes y representativos de la cultura vasca; aunque no se encuentran en banderas ni escudos. El nombre de este símbolo proviene de los vocablos euskera lau, que se puede traducir como “cuatro”, y buru, que se puede traducir como “cabeza”. Por tanto, lauburu se puede entender como “cuatro cabezas”.

Para los vascos, el lauburu era una manifestación del sol. Mientras los brazos verticales representan la feminidad en su expresión perceptiva y emocional, así como el agua y el fuego; los brazos horizontales representan la masculinidad en su expresión física y mental, así como los elementos de la tierra y el aire. En la antigüedad, este símbolo era empleado en los lugares relacionados con el fuego sagrado, con la llama primitiva y la energía creadora. Por tanto, era usado como un amuleto por los pastores para proteger a sus animales y a sí mismos contra los lobos. Por otro lado, autores como Agustin Chaho señalan que las cuatro cabezas del tetrasquel representan las cuatro regiones del País Vasco.

La esvástica, como una transformación del lauburu, se puede encontrar en las diferentes culturas paganas europeas, tanto en su forma dextrógira (girando hacia la derecha) como levógira (girando hacia la izquierda). En la mayoría de estas, representaban los dos momentos esenciales de la vida: el nacimiento y la muerte, respectivamente. La esvástica también simbolizaba a los signos de Piscis y Virgo en la rueda zodiacal. De hecho, estos signos están puestos en un extremo y otro de la rueda, por lo cual la parten en dos semicírculos. El que va desde Piscis a Virgo representaba la encarnación y un ciclo de vida; mientras que el que va desde Virgo a Piscis representa el tiempo que hay entre una vida y otra. Por tanto, la rueda zodiacal es el símbolo de la eterna reencarnación de la vida.

La forma más común de construir un lauburu es a partir del dibujo de un círculo con cuatro círculos concéntricos, cada uno de los cuales tiene dos círculos concéntricos, tal y como muestra la siguiente imagen. Esta demuestra la gran simetría que guarda este símbolo.

tetrasquel

Celta

Trisquel

Significado del trisquel

From PxHere

Simbolismo del trisquel

El trisquel, también conocido como triskel, trinacria o trikele, es un símbolo celta conformado por tres espirales cuyas líneas exteriores se unen formando una especie de hélice de aspas redondeadas. Los celtas fueron una cultura prerromana que se extendió desde las islas del Reino Unido y el Norte de Francia hasta la mayor parte de Europa, incluida Turquía, España, el sur de Alemania y varias regiones de Europa Central. Las espirales del trisquel usualmente están organizadas en forma de triángulo o pirámide, con dos espirales abajo y una arriba. Dado que este símbolo encarna la espiral y el número tres, sagrado para los celtas, se tiene por una manifestación del equilibrio, la armonía, el orden, el universo y la perfección.

De esta manera, el trisquel era utilizado exclusivamente por los druidas, los sacerdotes y profetas celtas que estaban imbuidos por awen (término semejante al de “inspiración”). Esto se debe a que, según narran los escritos, el símbolo estaba dotado de poderes mágicos, por lo cual su uso debía ser responsable. Además de ser portado como amuleto por los druidas, este símbolo se puede encontrar en algunas ruinas que fueron, anteriormente, lugares rituales y ceremoniales. Se decía que el trisquel representaba los tres momentos del tiempo: el pasado, el presente y el futuro; y que representaba el comienzo y el fin, la corporeidad y el espíritu, el crecimiento, la evolución y el aprendizaje perpetuo.

Portado por los druidas, era utilizado para realizar sanaciones, pues acompañado de los rituales precisos, era capaz de curar la fiebre y las heridas de batalla. Según señalaban los mismos druidas, la espiral de arriba representaba los sentidos, las sensaciones y las limitaciones y posibilidades del cuerpo; la segunda espiral simbolizaba la razón, la consciencia, el pensamiento y las ideas; mientras que la última espiral, conocida como triskilla, representaba el camino de aprendizaje que tenía el alma en el mundo de los dioses y de los espíritus.

A lo largo de la historia se han podido encontrar distintos trisqueles grabados en varios yacimientos arqueológicos. Así, se han descubierto en monedas de la época celta; en edificaciones de la ciudad de Ilíberis, en Granada, la cual prosperó antes de la emergencia de los romanos; y en forma de petroglifos, luego de que se desgastara la piedra con utensilios afilados y contundentes. La mayor parte de estos descubrimientos han tenido lugar, en cuanto a España se refiere, en el País Vasco, Galicia, Asturias y Cantabria.

Al parecer, los griegos asimilaron el trisquel celta y lo transformaron en triskelion (τρισκέλιον), aunque reemplazaron las espirales por piernas. Este símbolo se puede hallar en el escudo que tiene la Isla de Man, Reino Unido; y en el escudo de Sicilia, Italia, la cual tiene en el medio la cabeza de la medusa.

Sigue leyendo

Trending