Connect with us

Hindú

Hanuman

Hanuman

Tej Kumar Book Depo [CC0], via Wikimedia Commons

Hanuman

Hanuman o Jánuman es una de las deidades más apreciadas y veneradas de la mitología hindú. Es el dios mono y se le considera uno de los aspectos del dios Shiva, quien habría encarnado en su madre Añyana, cuando esta dio a luz. Fue el compañero y servidor inseparable del dios Rama, uno de los avatares del dios Vishnú. Es visto como una de las deidades más alegres y fuertes del panteón hinduista, así como una de las humildes e inteligentes.

Según cuenta el Ramayana, Hanuman era tan inteligente que dominaba las seis escuelas de gramática, los Vedas y los Shastras, pero nunca se jactó de ello. También se menciona que este poseía gran fuerza, le gustaba destruir demonios locales y enfrentar a bestias salvajes. Se dice que una vez salto tan alto que alcanzó el Sol naciente, el cual había confundido con una fruta, su único alimento.

Hanuman es considerado símbolo de la lealtad, valor, amistad, abnegación y fidelidad, así como el protector de los enamorados. Motivo por el que las parejas suelen acudir a éste en busca de ayuda.

Leyenda de Hanuman

Cuenta la leyenda que Punyikastala, sirvienta del gurú de los dioses Brijaspati, fue convertida en mona debido a una maldición. Este embrujo se rompería y ella recobraría su forma humana cuando diera a luz a una encarnación de Shivá. Años más tarde la sirvienta renació como Añyana y desde entonces llevó una vida austera y de sacrifico en honor a Shiva, quien conmovido por la joven decidió ayudarla a deshacerse de la maldición.

En cierta ocasión, mientras Agni, dios del fuego preparaba los dulces sagrados para las esposas Dasarath, rey de Ayodhya, los cuales tenían como fin que tuvieran hijos divinos; un águila se acercó y robo uno de los pasteles, el cual arrojó sobre las manos de Añyana, cuando esta meditaba. Añyana comió el postre divino y dio a luz a Hanuman.

En ese momento, Shiva encarnó en Añyana, tomando la forma de un mono. Al recobrar su forma humana, Añyana, deicidio regresar al paraíso, no sin antes comentarle a su hijo que era inmortal y debía alimentarse de frutas maduras y brillantes como el Sol. Siendo niño, Hanuman se convirtió en discípulo de del dios Sol, Suria, quien le enseñó los Vedas y variados conocimientos.

Hanuman y Rama

Se cuenta que Hanuman adoraba y apreciaba al dios Rama como a ningún otro. Fue su fiel compañero y servidor por largo tiempo, en una ocasión demostró su dedicación a él, buscando a su esposa, Sita, la cual había sido secuestrada. La encontró rodeada de diablesas, pero esta se negó a ser rescatada por otro que no fuera su esposo, pues eso mancharía el honor de Rama.

Entendiendo el punto de vista de Sita, Hanuman destrozó todo el lugar en el que el rey Ravana tenía a Sita y se dirigió ante Rama para comunicar el mensaje de su amada. Poco tiempo después Hanuman y su ejército destruyeron todo el territorio del rey (Lanza) y Sita pudo regresar con su esposo.

Hindú

Garuda

Mito de Garuda

From Pixabay

El mito de Garuda

Garuda es el dios pájaro dentro de la iconografía budista e hinduista, muchas veces identificado con el Sol. Por lo general, se le representa como un ser humano con el cuerpo dorado y un par de alas rojas que le brotan de la espalda; en otras ocasiones, se le representa como un ser antropomorfo con alas y cabeza de águila; y también se le suele representar como un águila gigante de color dorado o amarillo. Según se cuenta, su tamaño era tan enorme que podía ocultar la luz del Sol. El nombre de este dios probablemente tiene su origen en el vocablo sánscrito grï, que se puede traducir como “devorador”. Esto se debe a la idea del fuego del Sol como “abrasador” o “devorador de campos”.

Según anota Monier Monier-Williams en su Diccionario Sánscrito-Inglés, Garuda era el jefe de la antigua raza de los seres emplumados, quienes vivían en pugna con la raza de los seres serpientes. Esto último recuerda a la lucha constante entre el águila y la serpiente de la cultura azteca, cuya manifestación se puede ver en la bandera de México. Este diccionario también anota que Garuda, en su forma de pájaro gigante, servía como vehículo aéreo al dios Visnú, quien conformava la trimurti junto a Shiva y Brahma.

Según cuenta la tradición, Garuda era hijo de Vinatä y su esposo Kashiapa, progenitor de la humanidad y uno de los primeros en convertirse en un Saptarshi o Rishi (gran sabo). Según narra el Majabhárata, Garuda espantó a los dioses cuando estos vieron el gran brillo que despedía su cuerpo. Creyendo que se trataba de Agní, dios del fuego, pidieron a sus padres que fuera protegido con sumo cuidado. Sin embargo, poco después descubrieron que sólo se trataba de un bebé común y corriente, aunque no por ello dejaron de venerarlo y de tratarlo como un ser supremo relacionado con el fuego y con el Sol.

Algunas versiones mencionan a Garuda como hermano de Aruná, personificación del amanecer y auriga (jinete) de Suria, el dios solar; aunque no queda claro si es hermano menor o mayor o si hay alguna subordinación entre ambos. Según señala el Majabhárata, Swahá, cónyuge del dios ígneo Agnídev, se transforma en Garudï o Suparnï, una versión femenina de Garuda que puede aparearse con este. También se menciona que Garuda, junto a los rishis, se encarga de romper la tregua que tenía Indra, rey del cielo, y Vritra, rey de los demonios (asuras).

Algunos mitólogos y estudiosos de la cultura india, creen que Garuda es una adaptación del mito del ave fénix, capaz de renacer a partir de sus cenizas. Esto se debe a que el ave fénix es el símbolo nacional de Tailandia e Indonesia, países vecinos de la India. De hecho, una de las líneas aéreas de Indonesia tiene el nombre de Garuda Indonesia. Esta deidad también es conocida en Japón con el nombre de Karurá. En esta última versión, se dice que era un hombre acostumbrado a alimentarse de serpientes hasta que un monje budista le enseñó a alimentarse adecuadamente con vegetales. De esta forma, Garuda revivió a todas las serpientes que se había comido y se sumó al vegetarianismo.

Sigue leyendo

Hindú

Diosa Kali

Diosa Kali

free [CC BY-SA 4.0], via Wikimedia Commons

Diosa Kali

Dentro de la mitología hindú, Kali es la diosa de la muerte y la destrucción. Es la shakti o energía de la deidad masculina Shiva, quien es compañero. Es considerada la diosa madre hindú asociada con la destrucción y la muerte, la cual solo destruye para mantener el mundo en orden. Representa el aspecto destructor y la justicia violenta de la divinidad; y es la encargada de destruir la maldad y los demonios. Esta deidad destructora es vista como uno de los dioses más fuertes y benevolentes del panteón hinduista.

Al igual que otras deidades del panteón hinduista, Kali suele ser asociada con diversas deidades femeninas o devis, como Parvati esposa de Shiva y Durga manifestación de Devi, la diosa suprema. Es la santa patrona de la Calcuta, ciudad en la que se encuentra su templo principal Kalighat. En este recinto se llevan a cabo numerosos sacrificios de animales en honor a la diosa.

Apariencia de Kali

Kali es representada como una joven mujer con el cabello largo y enmarañado, posee tres ojos con los cuales puede ver el pasado, presente y futuro. Su pecho esta descubierto y su piel es de color azul grisáceo o negra. Tiene cuatro brazos y en sus manos lleva una espada y la cabeza del demonio asura, que representa la ruptura con el ego; con las otras dos manos hace el gesto místico para proteger a sus devotos y el gesto de concesión de los deseos.

En sus orejas cuelgan como pendientes dos cadáveres y en su cuello lleva un collar con cráneos, el cual hace alusión a las cincuenta letras del alfabeto sánscrito. Su lengua que lo consume todo permanece extendida, sus ojos se ven rojos y su cuerpo está cubierto de sangre. Normalmente se la presenta danzando sobre el cuerpo de Shiva o con una pierna sobre este. En algunas ilustraciones se la ve montada sobre su vajana (vehículo de los dioses) un tigre.

Nacimiento de Kali

Existen diversas versiones sobre el nacimiento de esta deidad y los implicados en este suceso. En una de las versiones se menciona que nació de la ira de Shiva, cuando este miró dentro de sí mismo. Al nacer se llenó de crueldad y atacó a los demonios asuras, su ira era tal que destruyó todo a su paso, por lo que Shiva decidió detenerla arrojándose a sus pies.

Cuando colocó su pie sobre el cuerpo de su amado, el shock hizo que extendiera su lengua y se detuviera inmediatamente. Se dice que su forma descontrolada solo puede ser detenida por Shiva. Otra versión menciona que esta nació del entrecejo de Durga, mientras enfrentaba al mal. Al despertar atacó enloquecida a numerosos demonios, hasta que su esposo intervino, tirándose a sus pies.

Sigue leyendo

Hindú

Dios Krishna

Dios Krishna

Virumandi1 [CC BY-SA 4.0], via Wikimedia Commons

Dios Krishna

Krishna o Krisna es uno de los dioses más apreciados y venerados de la mitología hindú. Su nombre escrito en sánscrito puede traducirse como negro, azul oscuro o atractivo. Esta deidad según el krishnaísmo es una de las manifestaciones de Dios supremo del cual emanan las demás deidades como Vishnú, Brahma, Shiva, Parvati, entre otras. También es visto como el octavo avatar del dios Vishnú, manifestación en la que encarna el gozo y al amor. Se le presenta como un dios benevolente, justo y bondadoso.

Apariencia

Krishna es representado como un hombre de apariencia jovial con piel de color azul grisáceo, tocando la flauta. Generalmente porta variados accesorios y viste ropa de color amarillo, anaranjado y rojo. En su cabeza lleva una corona adornada con piedras preciosas y una pluma de pavo real. En algunas ocasiones es representado con la apariencia de un infante.

Nacimiento de Krishna

Cuenta la leyenda que el sabio Narada Muni anunció la muerte del tirano Kamsa a manos de uno de los hijos de su hermana Devaki y su esposo Vasudeva. Asustado e irritado por la profecía, Kamsa encerró a la pareja y asesinó a cada hijo que Devaki dio a luz en su celda. El séptimo hijo de la pareja, Balaram, escapó de la muerte al ser trasferido del útero de su madre, al de la esposa no encarcelada de Vasudeva, Rohini, quien estaba al cuidado del pastor Nanda.

El octavo hijo de la pareja, fue Krishna manifestación de Vishnú. Tras nacer su padre lo sacó de la celda y lo llevó a Vrindavan, donde lo sustituyó durante el sueño por la recién nacida de la esposa de Nanda, Yashoda. Con la hija de Yashoda en sus brazos regresó a la celda en donde la pequeña que en realidad era la energía de material de Krishna, anunció a Kamsa que el niño ya había nacido y no podía hacer nada para cambiar su destino.

Krishna y Kamsa

Empeñado con matar a su sobrino, Kamsa envió numerosos demonios y guerreros a asesinarlo, sin embargo, Krishna acabo con cada uno de ellos. Entre los demonios estaba la giganta Putana, demonio envidiado por Kamsa para darle de beber al dios con su pecho envenenado. La giganta tomo la forma de una nodriza y dio de beber al dios, quien no solo tomo su leche sino también su alma.

Al perder su alma, el demonio recobró su forma original, cayó al suelo y comenzó a patalear. Una vez en el suelo fue cremada por varios días. A los 16 años, Krishna asesinó a un grupo de gladiadores enviados por su tío y después acabo con la vida del tirano a golpes. Se convirtió en rey y se casó con Rukmini. A la edad de 125 años, murió al ser atacado por cazador que lo confundió con una presa.

Sigue leyendo

Trending