Connect with us

Celta

Oengus

Internet Archive Book Images [No restrictions], via Wikimedia Commons

Mito de Oengus

Oengus (Agnus), es uno de los dioses de la mitología celta perteneciente al grupo de deidades conocida como los Tuatha de Danann. Hijo del Dios de dioses, Dagdé, y de Boann, Diosa de las aguas; al nacer su padre confió su educación al Mider de Bregleith, deidad conocida en las leyendas celtas por su amor a Etain, esposa del rey supremo de Irlanda Eochaid Airem. Durante su juventud Oengus comenzó a tener una serie de sueños en los que veía una hermosa joven, de la cual se enamoró profundamente. Con el paso del tiempo los sueños llevaron a que este dejara de comer, enfermó por el amor hacia esta, su salud se deterioró al punto en que se temía por su vida.

Oengus y la joven del sueño

El hijo de Dagdé, y de Boann, comenzó a ver a una joven hermosa en sus sueños, en el primero de estos la joven apareció cerca de su cama, al poco tiempo esta desapareció, dejando al joven intrigado y prendado de su belleza. Al despertar el joven Dios, no podía pensar en nada más que en la joven de su sueño, al punto que no probó comida en todo el día. En la noche la joven apareció de nuevo, esta vez tenía en sus manos un harpa, instrumento con el que interpretó una bellísima canción y desapareció nuevamente. Tras este bello sueño el joven quedó profundamente afectado, enfermando seriamente, motivo por el cual la familia llamó a diversos médicos para que estos encontraran la causa de su malestar. Mientras era llevadas a cabo las revisiones uno de los médicos entendió la causa de la enfermedad del joven, seguido llamó a Boann, para que este le confesara la verdad.

Al conocer la causa la madre solicitó que se buscara a la mujer que aparecía en los sueños del joven, esta búsqueda tomó un año sin tener resultados, para este entonces Oengus se encontraba gravemente enfermo, su cuerpo estaba tan débil que apenas podía moverse. Movida por la desesperación Boann, llamó nuevamente al médico y le pidió su ayuda, este le aconsejó que le comunicara al Dios Dagdé, la situación para que este ordenara a Bodb, rey de los dioses de Munster la búsqueda de la muchacha; pasado un año este la encontró. En ese momento colocaron a Oengus en una carreta, pues este era incapaz de moverse, le llevaron al palacio encantado de Bodb, donde este le mencionó su descubrimiento, seguido lo llevó a un lugar cerca del mar donde estaban más de ciento cincuenta muchachas amarradas con una cadena de oro, en medio de estas se encontraba la joven del sueño.

En ese momento se descubrió que la joven era Caer, hija del dios Ethal; esta joven pasaba un año con forma de ave y otro con forma humana. El joven pidió Ethal la mano de la Caer, pero este se negó, por lo cual se enfrentó a este; tras esta lucha, Oengus, se dirigió al lago en el que Caer, vivía como cisne, ante esta expresó su deseo de bañarse en el lago. Al entrar en este se convirtió en un cisne, desde ese momento Oengus, fue el esposo de la Diosa. Después de convertirse en cisne voló con esta sobre el castillo en el que vieron juntos para siempre, mientras volaban entonaron una hermosa melodía, la cual provocó que las personas que la escucharan cayeran profundamente dormidas por tres días y tres noches.

Celta

Cornucopia

Simbolismo de la cornucopia

From MaxPixel

Simbolismo de la cornucopia

La cornucopia es un símbolo compuesto por un cuerno de cabra lleno de oro u alimentos. Este fue tomado como una representación de la abundancia y la prosperidad desde hace miles de años, aproximadamente desde el siglo V a. C. Por ello, se tiene un mito relacionado con Zeus que explica su origen dentro de la mitología griega; aunque su influencia se puede ver también en el mundo celta, donde representaba a Epona, la diosa que cuidaba de los jinetes, los viajeros y los animales de carga. Además, dentro de la mitología romana representaba a las diosas menores Fortuna, Abundancia, Ocasión, Liberalidad, Prudencia y Alegría.

Según cuenta el mito, Rea ocultó a su hijo en Creta y le dio a Cronos una piedra envuelta en un pañal (ónfalo), que fue devorada por este pensando que era un bebé real. En Creta, más precisamente en el monte Ida, Zeus, el verdadero niño, fue encontrado por la ninfa Amaltea y criado por esta junto con su cabra. La ninfa lo alimentó entonces con leche del animal y miel de abeja. Un día, uno de los cuernos de la cabra se rompió. Amaltea lo llenó con frutas y flores y luego se lo llevó a Zeus, quien lo subió al cielo y lo convirtió en la cornucopia, símbolo de prosperidad para los griegos.

La cabra, por su parte, también fue ascendida por Zeus hasta al cielo, donde se convirtió en la constelación de Capricornio (aunque en otras versiones se convirtió en la estrella Capella, la estrella más brillante de la constelación de Auriga). En otras versiones, es el mismo Zeus quien le rompe el cuerno a la cabra, y este pasa de mano en mano entre varios héroes debido a su gran valor. Según varios autores, Zeus tomó la piel de la cabra y la convirtió en su famosa égida. Luego de ello, regresó y salvó a sus hermanos, venciendo a Cronos con ayuda de los Cíclopes y los Hecatónquiros.

En una variante del mito, Heracles (Hércules) se enfrenta con el dios Aqueloo, quien era capaz de convertirse en cualquier cosa.  El enfrentamiento tuvo su origen porque ambos buscaban la mano de Deyanira. Al final, Heracles se impuso ante Aqueloo y le rompió un cuerno cuando este se convirtió en toro. El dios se rindió con la condición de que le devolviera el cuerno, y a cambio él le daría uno de la cabra Amaltea que no paraba de producir frutos. En algunas versiones, Heracles acepta y toma el cuerno de la cabra; en otras, se queda con el cuerno del dios y se lo entrega a las náyades, quienes lo llenan con flores y frutos.

En la actualidad, la imagen del cuerno ha sido reemplazada por cestas de mimbre con formas cónicas, como las utilizadas en el Día de Acción de Gracias. De esta forma se puede encontrar en el escudo de al menos cinco países latinoamericanos: Colombia, Panamá, Perú, Venezuela y Honduras; en los escudos de Mendoza (Argentina), Copiapó (Chile) y Cagayán de Oro (Filipinas); en el gran Sello del Estado de Carolina del Norte; y en los blasones de Kharkiv (Ucrania) y Huntingdonshire (Inglaterra).

Sigue leyendo

Celta

Trisquel

Significado del trisquel

From PxHere

Simbolismo del trisquel

El trisquel, también conocido como triskel, trinacria o trikele, es un símbolo celta conformado por tres espirales cuyas líneas exteriores se unen formando una especie de hélice de aspas redondeadas. Los celtas fueron una cultura prerromana que se extendió desde las islas del Reino Unido y el Norte de Francia hasta la mayor parte de Europa, incluida Turquía, España, el sur de Alemania y varias regiones de Europa Central. Las espirales del trisquel usualmente están organizadas en forma de triángulo o pirámide, con dos espirales abajo y una arriba. Dado que este símbolo encarna la espiral y el número tres, sagrado para los celtas, se tiene por una manifestación del equilibrio, la armonía, el orden, el universo y la perfección.

De esta manera, el trisquel era utilizado exclusivamente por los druidas, los sacerdotes y profetas celtas que estaban imbuidos por awen (término semejante al de “inspiración”). Esto se debe a que, según narran los escritos, el símbolo estaba dotado de poderes mágicos, por lo cual su uso debía ser responsable. Además de ser portado como amuleto por los druidas, este símbolo se puede encontrar en algunas ruinas que fueron, anteriormente, lugares rituales y ceremoniales. Se decía que el trisquel representaba los tres momentos del tiempo: el pasado, el presente y el futuro; y que representaba el comienzo y el fin, la corporeidad y el espíritu, el crecimiento, la evolución y el aprendizaje perpetuo.

Portado por los druidas, era utilizado para realizar sanaciones, pues acompañado de los rituales precisos, era capaz de curar la fiebre y las heridas de batalla. Según señalaban los mismos druidas, la espiral de arriba representaba los sentidos, las sensaciones y las limitaciones y posibilidades del cuerpo; la segunda espiral simbolizaba la razón, la consciencia, el pensamiento y las ideas; mientras que la última espiral, conocida como triskilla, representaba el camino de aprendizaje que tenía el alma en el mundo de los dioses y de los espíritus.

A lo largo de la historia se han podido encontrar distintos trisqueles grabados en varios yacimientos arqueológicos. Así, se han descubierto en monedas de la época celta; en edificaciones de la ciudad de Ilíberis, en Granada, la cual prosperó antes de la emergencia de los romanos; y en forma de petroglifos, luego de que se desgastara la piedra con utensilios afilados y contundentes. La mayor parte de estos descubrimientos han tenido lugar, en cuanto a España se refiere, en el País Vasco, Galicia, Asturias y Cantabria.

Al parecer, los griegos asimilaron el trisquel celta y lo transformaron en triskelion (τρισκέλιον), aunque reemplazaron las espirales por piernas. Este símbolo se puede hallar en el escudo que tiene la Isla de Man, Reino Unido; y en el escudo de Sicilia, Italia, la cual tiene en el medio la cabeza de la medusa.

Sigue leyendo

Celta

Teutates

G.Garitan [CC BY-SA 3.0], via Wikimedia Commons

Mito de Teutates

Teutates Dios de la guerra y protector del pueblo de Galia, es considerado uno de los dioses más fuertes de la mitología celta. Es conocido por diversos nombres como Tutatis (pueblo), Albiorix (rey del mundo) y Caturix (rey de la batalla), los cuales hacen alusión a sus funciones como protector, defensor y deidad de la batalla. Suele ser asociado con el Dios latino, Júpiter y con Dios de la guerra romano, Marte, en relación a este último se cree que Teutates puede ser el nombre que los habitantes de Galia daban al Dios romano, sin embargo, esto no está corroborado. Esta deidad también fue considerada el Dios de la unidad de la tribu, ya que estaba encardo de mantener los lazos entre los hombres.

Teutates era uno de los miembros de la Triada de la Noche, conjunto de dioses conformado por el Dios de la naturaleza, Ésus y la deidad de las tormentas, Taranis. Estas deidades solían ser invocadas por los druidas de la noche, grupo de religiosos, sacerdotisas, brujos y poetas que vivían en lo profundo del bosque alejados de las tribus. Estos invocaban a las deidades por medio de ritos lunares en los que pedían poder, sabiduría y otros favores, asimismo, estos rituales eran una muestra de rendición ante la deidad.

Esta deidad predecesora del hombre fue una de las figuras más conocidas en el territorio de Galia, el cual lo vio cómo su deidad protectora. En este territorio se le rendía culto a la deidad por medio de una serie de ofrendas, entre la cuales solía incluirse los sacrificios humanos, era costumbre que tras la batalla el soldado quemara todo el botín de guerra junto a los prisioneros como agradecimiento por la victoria. Existían diversas razones por las cuales eran llevados a cabo estos sacrificios, en algunos casos era una muestra de agradecimiento por la protección de la deidad o por la victoria en la batalla; en otros casos se realizaba esta práctica como un intercambio, en el que una persona cerca de la muerte entregaba a otro para así extender su periodo de vida.

Sigue leyendo

Trending