Connect with us

Leyenda

Chac Xulub Chen

La crónica de Chac Xulub Chen

From Flickr

La crónica de Chac Xulub Chen

Chac Xulub Chen fue una de las principales ciudades mayas de la época prehispánica y colonial. Este es el nombre también de una de las crónicas mayas que sobrevivieron hasta nuestros tiempos, en la cual se narra cómo sucedió la conquista española desde la mirada de los nativos. Por esta razón, se trata de un texto de vital importancia, pues los conquistadores entraron en Mesoamérica quemando todos los códices y documentos que contenían información sobre el pasado y la cultura de las civilizaciones que sometieron. Así pues, la crónica narra los hechos ocurridos entre 1511 y 1562, cuando se realizaron las expediciones de Francisco Hernández de Córdoba, Juan de Grijalva y Hernán Cortés en la península de Yucatán. El documento fue propiedad de Juan Pío Pérez y sirvió para editar el Códice Troano, de Brassuer de Bourbourg, y el libro The Maya Chronicles, de Daniel G. Brinton. Finalmente, luego de que la crónica fuera estudiada por Héctor Pérez Martínez, fue publicada en 1939 por Agustín Yáñez en sus Crónicas de la Conquista, editada por la editorial de la Universidad Nacional Autónoma (UNAM).

Según narra la crónica, los españoles llegaron a la ciudad de T-Hó durante la quinta división del Katún II Ahau (1511), cuando gobernaba Nakuk Pech gobernaba sobre Maxtunil, dividida en las provincias de Chichinica y Chac Xulub Chen. Este monarca era hijo de Ah Kom Pech, de la población e Xulkúm Cheel, y el cargo le había sido otorgado por Ah Nahum Pech, señor de Motul. En 1519, los habitantes de Chac Xulub Chen recibieron a los españoles, dirigidos por un tal “Adelantado” con palabras de paz y grandes banquetes para que estuvieran contentos, pero estos se extendieron por Maxtunil y la ocuparon por año y medio. Luego se asentaron en Ixkakuk, donde fueron atacados por los cupules; después se asentaron en Ecab-Kantenenkín, donde fueron atacados por los Ecab; y más tarde se asentaron en Cauacá, Dzekóm y Tixcuumcuuc. Luego viajaron hasta Tinún y después a Chichén Itzá, donde conocieron al rey Cocom Aun Pech, Namox Cheel, quien los hospedó en casas de escaleras.

Luego los españoles estuvieron alrededor de seis años en Campotón antes de partir a Campeche. Estando aquí, los extranjeros pidieron por primera vez un tributo. Las personas de Chac Xulub Chen, entre las que se encontraba el narrador de esta crónica, Nakuk Pech, les llevaron alimentos en abundancia, por lo cual los españoles les dieron capas, sombreros y abrigos. Más tarde, asentados en la ciudad de Dzibilkal, los españoles pidieron tributo por segunda vez. Así recibieron alimentos deliciosos, miel y pavos silvestres. Corría el año de 1541 y a Yucatán ya habían llegado los conquistadores don Francisco de Montejo, don Francisco de Bracamonte, Juan de Pacheco y Perarberes, y Francisco Tamayo. Estos capitanes se asentaron en la ciudad de T-Hó, donde los recibió Adelantado y repartió las distintas ciudades mayas entre ellas. De tal manera que cada una tenía que pagar un tributo distinto, según las necesidades de los conquistadores. Luego de que Nakuk Pech fuera encargado de recoger los tributos de la región, lo bautizaron con el nombre de don Pablo Pech, con el cual lo llamaron desde aquel entonces. A partir de ahí, todos los antiguos gobernantes mayas fueron consagrados como hidalgos, y sus hijos tendrían el mismo cargo a lo largo de los años.

Pedro Pech, hijo de Nakuk Pech y Úrsula Pech, recibió la vara de hidalgo para enseñar la palabra del Señor en Chac Xulub Chen. Corría el año de 1552. Pedro Pech se enteró que su padre, Pablo Pech, hijo de Martín Pech, había escuchado, cuando todavía gobernaba la tierra aquella región habitaba por los mayas, que los españoles venían desde muy lejos y que estaban proliferando la religión cristiana. Entonces reunió a distintos pueblos y se lanzó a la guerra contra los extranjeros. Pero cuando los tuvo de frente, prefirió negociar con ellos y terminó dándoles sus tierras y convirtiéndose a su religión. Una comitiva formada por distintos príncipes nativos viajó hasta España para entrevistarse con el rey, quien ordenó que todos debían pagar tributo, sin importar su condición social. Y así volvieron estos junto con los españoles, quienes terminaron repartiéndose la tierra luego de tener varias guerras con los indígenas de Yucatán.

Para 1544, los españoles decidieron partir hacia el norte. Su expedición tuvo éxito fácilmente debido a que apresaron a Caamal de Sisal, un nativo que aprendió rápidamente el español y que terminó ayudándolos. Gracias a esto, lo convirtieron en príncipe de Sisal, en la región de Zací; y después lo bautizaron como don Juan Caamal de la Cruz, siendo el primer maya que adoró la cruz cristiana. Con la llegada de los franciscanos, comenzó la evangelización de Yucatán. Después, de esto, comenzaron a erigirse templos e iglesias en las ciudades, para que todos pudieran acudir a la palabra de Dios. De igual forma, trajeron órganos y otros instrumentos extraños para impartir las misas.

Leyenda

Vera Cruz

La leyenda de la Vera Cruz

Piero della Francesca [Public domain], via Wikimedia Commons

La leyenda de la Vera Cruz

La Vera Cruz, también conocida como Santa Cruz o la Verdadera Cruz, es la cruz de madera en la que fue crucificado Jesús de Nazaret. Esta es considerada por la Iglesia Católica y por la Iglesia Ortodoxa como una de las reliquias más importantes, pues sirve de testimonio de la existencia y de la pasión de Cristo. Según narra la Biblia, Jesús fue crucificado en el Gólgota (Monte del Calvario) junto a dos ladrones: Dimas (el bueno) y Gestas (el malo). Luego de su muerte, fue descolgado y su cuerpo fue entregado a María, María Magdalena, José y Nicodemo. Entretanto, parece que la cruz desmantelada y enterrada en el mismo lugar, donde después se erigiría un Templo a Venus.

Según cuenta la leyenda, Santa Elena, madre del emperador Constantino y famosa por su piedad, peregrinó hacia Tierra Santa en el siglo IV. Este viaje lo hizo con la intención de ir al monte Calvario (Gólgota) y recuperar la cruz de Cristo y los restos de los Reyes Magos. La búsqueda de estos últimos tuvo éxito, por lo cual los envió a la Catedral de Colonia, donde se conservan junto a los restos del Apóstol Matías. En cuanto a la cruz, tuvo que demoler el templo de Venus que se encontraba en el lugar y dedicar todo el esfuerzo de sus hombres a excavar el lugar. Finalmente, la cruz fue encontrada y, por sugerencia del obispo Macario I, mandó a erigir un templo en aquel lugar (la Basílica del Santo Sepulcro) y uno más en el monte de los Olivos. Entretanto, la cruz fue conservada entonces en Jerusalén.

En el año de 451, el concilio de Calcedonia ascendió a Patriarcado a la diócesis de Jerusalén, que fue constituida en el año 30 d. C. De esta manera, luego del cisma de Oriente, el Patriarcado quedó en manos de la Iglesia Ortodoxa Griega. No obstante, en el 614 Jerusalén cayó en las manos de los persas, quienes atacaron la ciudad bajo el mando del persa Cosroes II en 614. Estos gobernaron en Jerusalén hasta 1099, cuando tuvo lugar la Primera Cruzada. El llamado a la guerra fue hecho por el Papa Urbano II, al que acudieron las fuerzas del Sacro Imperio Romano, la República de Génova, el Reino de Inglaterra, Lotaringia, Tarento, el Imperio Bizantino, el Ducado de Apulia, Blois, el Reino de Cilicia, Boulogne, Provenza, Flandes, Normandía, Bearne, Vermandois y Le Puy-en-Velay. Así, se instauró el Reino de Jerusalén, que sobrevivió hasta 1187, cuando fue invadido por los ayubíes al mando de Saladino. Sin embargo, la cruz fue llevada a Europa por los templarios.

Después de estos hechos, no se tienen testimonios verificados sobre el paradero de la Vera Cruz, al menos completa. Por el contrario, se diversificaron supuestos fragmentos y astillas de esta en toda Europa. El mismo Calvino llegó a decir que con toda la madera de esas supuestas cruces se podría construir un barco. No obstante, el historiador Charles Rohault de Felury, luego de estudias todos los registros que se habían hecho en la época medieval de las partes de la Vera Cruz, llegó a la conclusión en 1870 de que, juntas, no sumaban ni la tercera parte de las dimensiones reales de la cruz, que era de tres metros. En la actualidad, diferentes iglesias de todo el mundo afirman tener un fragmento de la Vera Cruz, como la Abadía de Heiligenkreuz (Austria), la Iglesia de San Francisco (Popayán, Colombia) y templos y museos de España, Honduras, Guatemala, México, Costa Rica, Chile, Perú y Nicaragua.

Sigue leyendo

Leyenda

Cruz de Caravaca

La leyenda de la cruz de Caravaca

From Pixabay

La leyenda de la cruz de Caravaca

La Cruz de Caravaca, según afirma la tradición cristiana, es la cruz en la que fue crucificado Cristo, por lo cual se conserva como una reliquia de la Iglesia Católica. En la actualidad, se conserva dentro de un relicario un fragmento con forma de cruz patriarcal, con un doble juego de brazos horizontales (el inferior de diez centímetros y el superior de siete centímetros) y una sola viga vertical de diecisiete centímetros. Este se encuentra en la Basílica del Real Alcázar de la Vera Cruz, en la ciudad de Caravaca de la Cruz, en la región de Murcia, España. Por la leyenda que la soporta, esta reliquia es considerada como patrimonio religioso de la Cofradía de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca.

Según cuenta la leyenda, Santa Elena, madre del emperador Constantino y famosa por su piedad, peregrinó hacia Tierra Santa en el siglo IV. Este viaje lo hizo con la intención de ir al monte Calvario (Gólgota) y recuperar la cruz de Cristo y los restos de los Reyes Magos. La búsqueda de estos últimos tuvo éxito, por lo cual los envió a la Catedral de Colonia, donde se conservan junto a los restos del Apóstol Matías. En cuanto a la cruz, tuvo que demoler el templo de Venus que se encontraba en el lugar y dedicar todo el esfuerzo de sus hombres a excavar el lugar. Finalmente, la cruz fue encontrada y, por sugerencia del obispo Macario I, mandó a erigir un templo en aquel lugar (la Basílica del Santo Sepulcro) y uno más en el monte de los Olivos. Entretanto, la cruz fue conservada entonces en Jerusalén.

En el año de 451, el concilio de Calcedonia ascendió a Patriarcado a la diócesis de Jerusalén, que fue constituida en el año 30 d. C. De esta manera, luego del cisma de Oriente, el Patriarcado quedó en manos de la Iglesia Ortodoxa Griega. No obstante, en el 614 Jerusalén cayó en las manos de los persas, quienes atacaron la ciudad bajo el mando del persa Cosroes II en 614. Estos gobernaron en Jerusalén hasta 1099, cuando tuvo lugar la Primera Cruzada. El llamado a la guerra fue hecho por el Papa Urbano II, al que acudieron las fuerzas del Sacro Imperio Romano, la República de Génova, el Reino de Inglaterra, Lotaringia, Tarento, el Imperio Bizantino, el Ducado de Apulia, Blois, el Reino de Cilicia, Boulogne, Provenza, Flandes, Normandía, Bearne, Vermandois y Le Puy-en-Velay. Así, se instauró el Reino de Jerusalén, que sobrevivió hasta 1187, cuando fue invadido por los ayubíes al mando de Saladino. Sin embargo, la cruz fue llevada a Europa por los templarios.

De esta forma, la Cruz de Caravaca, hecha con la madera de la Vera Cruz (Lignum crucis, como se conoce a esta madera legendaria), cayó en manos del emir Ibn Hud, que gobernaba sobre Al-Andalus. La leyenda dice que un grupo de prisioneros cristianos llegó a la ciudad de Caravaca. El emir Ceyt Abuceyt le dijo al sacerdote que iba con ellos que celebrara una misa, pero este no tenía cruz. Sin embargo, luego de decir esto, un par de ángeles le entregaron la Cruz de Caravaca. Once años después, Caravaca fue conquistada por Fernando III y la cruz pasó a su poder, convirtiéndose en el emblema de sus fuerzas y del mundo hispano no islámico. La cruz fue atesorada durante muchos años y protegida de su robo, como ocurrió durante la invasión napoleónica; aunque de todas maneras fue hurtada en 1934. Después de la Guerra Civil, el papa Pío XII la devolvió en 1942 y su culto se extendió por otros países de Europa.

Sigue leyendo

Leyenda

Popol Vuh

¿Qué es el Popol Vuh?

Cuilomerto [CC BY-SA 3.0], via Wikimedia Commons

¿Qué es el Popol Vuh?

El Popol Vuh es una compilación de varios relatos míticos, históricos y legendarios de la comunidad k’iche, la población maya de Guatemala más numerosa de todas. Debido a la complejidad de su contenido, es considerado por los expertos como uno de los escritos más importantes sobre las culturas mesoamericanas prehispánicas. Por lo mismo, los mayas lo consideran como un libro sagrado. Este texto fue publicado en español entre 1701 y 1703 en la ciudad de Santo Tomás Chichicastenango, departamento de Quiché, Guatemala. La primera página del manuscrito se encuentra en la Bilioteca Newberry de Chicago, Estados Unidos.

Resumen

El Popol Vuh narra los siguientes sucesos:

Origen del mundo: en primer lugar, los dioses crean el mundo, con sus montañas y valles. Luego crean los animales, pero estos son incapaces de adorarlos. Entonces los condenan a que se coman unos a otros. Los dioses después crearon los hombres de barro, pero estos eran frágiles y no consiguieron levantarse ni adorarlos. Entonces crearon los seres humanos de madera, pero no tenían sentimientos, por lo cual decidieron convertirlos en monos. Más tarde, los gemelos Ixbalanqué y Hunahpú intentan matar a Vucub Caquix por su arrogancia, pero fracasan. Al intentarlo de nuevo, finalmente lo consiguen.

Historia de Hunahpú e Ixbalanqué: Los dioses Ixmukané e Ixpiyacoc tuvieron un par de hermanos. Luego Ixbakiyalo y Hun Hunahpú engendraron dos gemelos: Hunchouén y Hunbatz. Después los señores de Xibalbá asesinaron a los hermanos Vucub Hunahpú y Hun Hunahpú, colgando la cabeza de este último en la rama de un árbol. HunHunahpú e Ixquic tuvieron a un par de gemelos que más tarde se volverían héroes: Ixbalanqué e Hunahpú. Estos vivieron con su madre y Ixmukané, su abuela paterna, batallando con Hunchouén y Hunbatz. Luego estos últimos dos fueron transformados en monos. Con un poco de magia, Hunahpú e Ixbalanqué cortaron los árboles. Tras esto, los gemelos héroes se encontraron con una rata, la cual les contó la historia de sus ancestros. Después de esto, los señores de Xibalbá llaman a los gemelos desde el inframundo, retándolos a superar una serie de pruebas. Estos consiguen superar las pruebas, pero Hunahpú muere a manos de un murciélago. Por suerte, su hermano logra resucitarlo. Pese a esto, los dos terminan suicidándose en las llamas de una hoguera, siendo sus huesos llevados por el agua de un río. Poco después, los gemelos regresan a la vida y matan a los señores de Xibalbá.

Formación de los hombres de maíz: al comienzo, se crearon cuatro hombres de maíz: Balam Quitzé, el primero; Balam Akab, el segundo; Mahucutah, el tercero; e Iqui Balam, el cuarto. Después de esto, los dioses crearon las primeras cuatro mujeres. Entonces los hombres las desposaron y comenzaron a tener hijos con ellas, poblando la tierra.

El amanecer y Hacauitz: Venus aparece después de que nace el sol, causando mucha dicha para todos. Tras esto, los dioses se convierten en piedra y sólo queda libre Zaquicoxol. Mientras tanto, los cuatro varones k’iche se esconden en una montaña. Después Tohil, dios de los k’iche, ordena que se secuestren personas de otros pueblos para que le sean sacrificados. Las demás tribus, preocupadas por esta situación, mandan cuarto jóvenes muy hermosas para seduzcan a los k’iche y los lleven a la desgracia. Sin embargo, su plan es frustrado cuando las engañan con cuatro mantos mágicos. Entonces las demás tribus envían un ejército conjunto para derrotar a lo k’iche en lo alto de la montaña. Pero cuando están subiendo por esta, son derrotados por un sueño que les envía Tohil. Así los cuatro k’iche roban las armas de sus enemigos. Después de esto, los cuatro dan sus consejos y mueren uno por uno. Su territorio entonces heredado por sus hijos.

Relatos sobre migraciones: los hijos de los primeros k’iche vuelven a la ciudad de Tula, en donde Nacxit les entrega los símbolos de poder. Tras regresar al cerro Hacauitz, son recibidos con mucha alegría. Después, migran buscando un cerro donde puedan establecerse finalmente y erigir una ciudad. Así pasan por Chi Quix, donde el grupo se divide, y luego por Chi Chak, Humeta Ya, Qulba, Cauinal y después por Chi Ixmachi. Aquí comienza una guerra cuando los Ilocab engañan a los Istayul. Por ello, los primeros son esclavizados y el poder de los k’iche crece demasiado, causando terror a los pueblos vecinos. Así se forman los tres tinamit principales de la Confederación K’iche: Ahau Quiché, Cauiquib y Nihaib.

Fundación de Gumarcah y lista de generaciones: se funda la ciudad de Gumarcah en la actual Santa Cruz del Quiché, ubicada en el departamento de Quiché, Guatemala. Tras esto, se fundan las veinticuatro casas grandes, llegando a ser unidades de gran importancia social y política. Después se narran las conquistas que hicieron Gukumatz y Quikab, cuya naturaleza era prodigiosa. Luego los caueques k’iche anexionan varias tierras a su territorio al conquistar los pueblos vecinos. Estos comienzan a pagarles tributo. Después se nombran los diferentes casas grandes y chinamit que hubo en el territorio señalado, hasta la vida de Juan de Rojas, quien vivió la conquista española.

Personajes

Dentro del Popol Vuh se pueden encontrar los siguientes personajes:

  • Tepeu: dios creador del cielo.
  • Gucumatz: dios creador del cielo.
  • Hurakan: dios de las tormentas.
  • Balam Quitze: dios de las cosechas y los campos.
  • Balam-Agab: dios jaguar de la noche.
  • Mahcutah: uno de los hombres primigenios.
  • Iqui Balam: otro de los hombres primigenios.
  • Tojil: dios del fuego.
  • Hunanpú: uno de los hermanos gemelos ahpú.
  • Ixbalanque: otro de los hermanos gemelos ahpú.
  • Ixquic: madre de los gemelos ahpú.
  • Hunbatz: hijo de los ahpú.
  • Hunchouén: hermano del gemelo Ixbalanqué.
  • Vucub Caquix: dios de la Osa Mayor.
  • Zipacná: demonio con forma de caimán grande, hijo de Vucub Caquix.
  • Cabrakán: dios de los terremotos y las montañas.
  • Hun Camé: dios del inframundo.
  • Vucub Camé: demonio del inframundo en la tierra de Xibalbá.
  • Ixmukané: dios que le dio vida a los hombres de maíz.
Sigue leyendo

Trending